Tiendas delicatessen

25 Ene

Delicatessen, según Wikipedia, hace referencia a “comercios y alimentos exquisitos”. Hoy os voy a hablar de los alimentos que yo encuentro más exquisitos y dónde encontrarlos por si os apetece daros un capricho un día o más a menudo 😀

– El mercado de Chamartín en Madrid es mi tienda delicatessen por excelencia. Hay puestos de fruta increibles (que yo creo que están todo el día sacándola brillo porque unas manzanas no pueden brillar tanto) en los que suelo comprar setas shiitake para hacer gyozas.

También, hay un puesto de productos japoneses que es de los mejores que he visto porque  tienen todo lo que se te puede ocurrir, incluso los bollitos aplanados y marrones que salían tanto en la serie de anime Doraimon (y que estaban comiendo todo el día). La dependienta, Miya, es de lo más simpática y te ayuda en todo lo que puede.

No os podéis perder (aunque precisamente barato no es) la zona de delicatessen de Hnos. Peña (el famoso sitio de la pimienta de Jamaica) que se  encuentra en la planta de abajo. Tienen miles de pastas de tamaños y colores (a mi cuanto más rara más me gusta; la más rica es la de tinta de calamar de color negro), mermeladas artesanales y una selección de panes de todo tipo que también dejan con la boca abierta (entre otras muchas cosas, pero yo os digo lo que más me gusta a mí).

Me llama mucho la atención las variedades de sal que ofrecen: rosa, verdosa, del Himalaya, mezcladas con flores, … No se, es rarísima y curiosa. Yo aún no he probado ninguna (más que nada porque el presupuesto no me da para gastarme 5E sólo en un botecito de sal), pero ganas no me faltan. Esto lo he visto también en alguna de esas tiendas enormes sólo de productos de cocina (menaje y demás), se debe de estar poniendo de moda.

Casi se me olvida hablaros de “La Fromagerie”, un establecimiento especializado en quesos que es la bomba. A mi vuelve loca el queso así que cada vez que voy me dan ganas de comprarme media tienda. No hace mucho compré mozzarela di buffala para hacer una pizza margarita (como veis no me comí demasiado la cabeza) y tenía un sabor diferente, estaba riquísima. La próxima vez que la haga saco fotos.

– En el Corte Inglés, también, hay unas tiendas delicatessen estupendas.

– No se si puede considerarse tienda delicatessen, pero últimamente me he aficionado a los herbolarios mucho. Sobretodo porque he tenido una época “panera” total y necesitaba toda clase de semillas (amapola, pipas, …). Tienen un surtido amplísimo y los precios me parecen de lo más económicos.

Además, si os gusta la miel, la de éstos sitios (aunque con un precio algo alto) está riquísima, tienen una gran variedad y no tienes la sensación de que te estás comiendo un 4% de miel y un 96% de caramelo.

– Por último, quería hacer una pequeña alusión a las tiendas de té. Da un gusto entrar en cualquiera de ellas de lo bien que huele… y si os pasa como a mí que parezco medio inglesa de los litros de té que ingiero al día os animo a probar todas las variedades (con especias, flores, miel, …) y las pastas de mantequilla que suelen importar de Inglaterra. Por Reyes regalé eso a unos familiares y les encantó la idea (y de precio me salió estupendo puesto que con un paquetito “curioso” puedes regalar a dos personas, por ejemplo). Además, tienen azúcar de muchas formas y colores, toffee, chocolate, …

Como veis no tengo muchos sitios preferidos a la hora de comprar, me basta con unos pocos bien elegidos. Eso sí, sólo voy en ocasiones especiales o cuando necesito darme un gusto al cuerpo. 😀

Gracias a Ana por animarme a escribir este post! 😀

Psst…

24 Ene

Debe de ser la euforia de empezar un nuevo proyecto porque estoy todo el rato pensando cosas que escribir, pero voy a tener que disminuir para que no interfiera en los examenes (vaya un momento que se me ha ocurrido para empezar el blog).

En fin, quería hablaros de mis últimos descubrimientos….

¿Os ha pasado alguna vez eso de ir a un restaurante probar un plato y notar un sabor peculiar pero que no sabéis exactamente qué puede ser? mmmm… ¿Será nuez moscada, canela? A mi me ocurre mucho (al igual que a mi madre) y últimamente a ella letraía de cabeza uno en particular.

El sabor, como os decía, se parecía a la nuez moscada pero tenía una nota diferente. Total, que el otro día apareció mi madre por casa con un botecito lleno de unas bolitas que olían increiblemente bien. El sabor es inconfundible. Resulta que se trata de pimienta de Jamaica y si sois aficionados a las especias os recomiendo probarla. Me gustaría describiros el sabor, pero es mejor probarlo y llevarse la sorpresa.

Os muestro el preciado botecito.

Mi segundo descubrimiento es una tienda que se llama Cupcake Madrid (madre mía para dos entradas que he escrito y parece que me ha dado por la publicidad) y me encanta. Se “parece” o al menos se da un aire a la archiconocida Magnolia Bakery de Nueva York. La verdad es que para darte el gustazo un día está genial (y a mí principalmente me encantan los postres tan monos :D), aunque cuando fui a pagar me quedé un poco “pegada” cuando me dijo la dependienta que eran 10 E por cuatro cupcakes. Eso sí, luego te vas al Starbucks y te tomas un muffin de arandanos (que son los que me gustan a mí 😉 ) y te gastas 2.10 E y no creo que sean artesanales como los otros. Vamos que comparando, al final, el precio es parecido.

Os pongo unas fotillos que saqué para que os hagáis una idea.

La verdad es que lo ponen muy mono.

Por fin…

24 Ene

Por fin he conseguido ahorrar un dinerillo extra para comprarme el “Larousse de los postres”!. Llevaba un montón de tiempo queriendo hacerlo, pero mis súplicas a cualquier persona o ente que conocía no han servido de nada.

Es un libro que me fascina por lo bien explicado que viene todo: cómo hacer cualquier tipo de masa, recetas de bizcochos inimaginables, todo acerca de cómo trabajar bien el chocolate, … En fin, el mundo de la repostería presentado por Pierre Hermé (dicen que es de los mejores reposteros que existen).

Me alegré tanto de tener el libro que estuve a punto de crear un blog al estilo de la película Julie & Julia (que si no habéis visto, y os chifla la cocina, os recomiendo encarecidamente) e ir haciendo todas las recetas, pero no creo que mi fuerza de voluntad (y presupuesto) aguantaran tanto.

La primera receta que he hecho ha sido la “delicia de chocolate” que se compone principalmente de mantequilla y chocolate negro puro (al menos en un 70%). Si, yo también me asusté cuando vi que había poquita azúcar y mucho chocolate negro, pensaba que quedaría demasiado amargo (de hecho me excedí aposta con el volumen de azúcar), pero el resultado fue perfecto y a la familia le encantó.  La verdad es que no es la mejor receta para alguien con el colesterol un poco alto, pero un caprichito de vez en cuando no hace daño.

Os diré que no tengo fotos porque en ese momento no imaginaba que terminaría teniendo un blog, pero como seguro que la repetiré ya subiré fotos. Es una receta que recomiendo para acompañar con el té o el café, para una típica meriendilla familiar o amistosa, pero también nos vale si por las mañanas nos levantamos con ganas de glucosa en vena 😀 , más que nada no se pone nada duro (sólo tiene dos cucharaditas de harina), aunque lleve una semana al fresco, y sigue conservando su sabor.

Lo dicho, para auténticos adictos al chocolate un pastel estupendo!

Hola!

24 Ene

Llevaba tiempo con la intención de escribir un blog, pero por tiempo o por falta de ideas no me decidía, al fin hoy he encontrado un título acorde y me inicio en la aventura .

Lo que te decía es un blog en el que pienso escribir todo lo que se me ocurra sobre cocina (recetas riquísimas, asquerosas, experimentos varios, libros, restaurantes que me han gustado…). El nombre viene de las conversaciones que tenía con mi abuela (maestra de lujo) en la cocina, que siempre eran interrumpidas por el crepitar de las ollas y que se recuperaban con la frase “lo que te decía…”.

Sin más, empezamos!